Carlos Fuentes

La semana pasada México perdió a Carlos Fuentes, uno de sus más reconocidos escritores e intelectuales a nivel internacional. Hemos quedado huérfanos de un guía con la autoridad moral suficiente para decirles a los aspirantes a la presidencia que todos, sin excepción, son unos mediocres. Esa fue una de las últimas acotaciones a la política nacional de Carlos Fuentes.

Es probable que no le hayan otorgado el Nobel porque alguna aportación de Fuentes podría ser considerada de categoría menor a la necesaria para aspirar al premio. Sin embargo, la vasta cultura de Carlos Fuentes merece ser reconocida. Y hablo no sólo de la cultura en sentido estricto, de esa que puede ser catalogada de snob o de soberbia (Fox dixit), sino de cultura en sentido amplio que significa el conocimiento de todo lo relacionado con la identidad de los pueblos, toda creación de la especie humana.

Carlos Fuentes puede ser incluido en este blog del migrante, porque él era el icono de los migrantes mexicanos. Un ciudadano mexicano nacido fuera de territorio nacional, de padres mexicanos, convertido en un habitante del mundo desde su niñez y adolescencia, debido al trabajo diplomático de su padre. Después, siendo él mismo diplomático en varios países, renunció en Francia a su designación como embajador hecha por Gustavo Díaz Ordaz como una protesta por la represión a los estudiantes en octubre de 1968. Como lo escribió Jorge Castañeda, Fuentes fue un trotamundos, para mí fue el mexicano migrante por excelencia.

Su muerte me tomó por sorpresa, un quince de mayo en que nada auguraba su deceso. Me asombró porque no había indicios de que a sus 83 años, Carlos Fuentes padeciera alguna enfermedad. Se mantenía más  activo que muchos jóvenes y nos confesó  su secreto para lograrlo en su última entrevista para El País: Tener siempre proyectos por realizar.

¿Quién, me pregunto, tomará la batuta de un país carente de referentes culturales de su nivel? ¿Quién va a suceder a Carlos Fuentes en un país donde la media escolar es de 8 años y el índice de lectura es de un libro por mexicano al año? ¿Quién podrá representar a nuestro país como él lo hacía? De una forma tan espléndida que incluyó  bailar tango a petición del expresidente Ernesto Zedillo para representarlo frente al presidente de la Republica Argentina en aquel tiempo.

Tal vez no lo sepamos todavía, nos hemos quedado huérfanos de la vasta cultura que poseía nuestro migrante por excelencia Carlos Fuentes.

Publicado en www.verticediario.com y su respectiva edición impresa el 24 de mayo de 2012.

Anuncios

Etiquetas: , ,

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: