Cambio climático y migraciones

¿Por qué hablar del clima en un espacio dedicado a los migrantes? He comentado en artículos previos cómo la gente se mueve de sus países de origen dirigiéndose -a veces sin lograr llegar- a los países receptores por motivos económicos. Es decir, salen de sus países donde la corrupción impera y la falta de democracia hace que los gobiernos puedan usufructuar los recursos de la nación a su antojo, convirtiendo a la mayoría de sus ciudadanos en pobres que van hacia los países ricos donde antes habían encontrado fuentes de trabajo y, tal vez, una forma más democrática de gobierno a la cual acogerse.

Sin embargo, la premisa está cambiando. En primer lugar, los países considerados ricos y con gobiernos democráticos, hoy están sufriendo los embates de las diferentes e interminables crisis a lo largo del planeta. Sus ciudadanos lo resienten y lo palpan quienes son extranjeros en ellos. En segundo lugar, existe una arista que no había tenido la oportunidad de analizar en este espacio: los movimientos migratorios inversos debido a los problemas económicos.

Los cambios en el clima provocados por los seres humanos en nuestro planeta están logrando acabar con la sutil estabilidad que nuestro ecosistema tenía hasta hace unas décadas. Hemos consumido grandes cantidades de recursos no renovables, hemos talado bosques y selvas, hemos extinguido cientos de especies animales alterando así el clima que nos permitió vivir sobre la faz de la Tierra. Las migraciones, entonces, se volverán inversas, los ciudadanos de los países ricos volverán los ojos –algunos ya lo hacen- a esos países pobres por el ingreso medio que perciben sus pobladores pero ricos en recursos naturales –todavía-, con precios irrisorios en materias primas y tratarán de llegar a ellos en un fenómeno que ya ha sido abordado en algunas películas como El día después de mañana.

Hoy el planeta está más caliente y se han cambiado los patrones de las estaciones. Los fenómenos naturales se han vuelto catastróficos –es el caso de varios huracanes como Sandy- y nos sentimos víctimas de un clima que nosotros provocamos y seguiremos provocando con nuestras conductas erráticas en todos sentidos: nuestra obsesión por comprar productos empaquetados, por consumir galones y galones de combustible para nuestros autos, nuestro derroche de agua, nuestro descuido al usar productos de los cuales ignoramos sus ingredientes.

En fin, nosotros, en cada punto del planeta, somos los responsables del cambio climático y –tontamente- esperamos que alguien más venga a solucionarlo. No hay más solución que la que puede aportar cada integrante de cada familia que habita sobre la tierra. No hay excepciones. Salvo la pobreza que obliga a sobrevivir a cualquier costo. El resto, las cómodas clases media y alta, no tenemos excusa para continuar despilfarrando los recursos de todos.

Les recomiendo ver la película HOME en YouTube. Es una película hermosa por sus imágenes e impactante por su contenido –ya conocido pero no aprendido- sobre el daño que hemos hecho a la Tierra y las consecuencias que estamos y seguiremos pagando por ser tan necios al no cuidar nuestro HOGAR. No queda mucho tiempo para intentar contrarrestar nuestros comportamientos negligentes, tratemos de que sea pronto, antes de que el pánico nos invada.

Publicado en verticediario.com y su respectiva edición impresa el jueves 1 de noviembre de 2012.

Anuncios

Etiquetas: , ,

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: