Boston

No podía creer que mi madre recostada en el sofá viendo el noticiero junto a mi padre estuviera haciendo una predicción política que yo, maestra en ciencia política, había desdeñado: “los bombazos en la maratón de Boston estancarán las negociaciones y propuestas sobre los temas migratorios”.

Supe a través de Facebook de las explosiones de dos ollas de presión –ya sabemos estos datos- llenas con clavos y otro tipo de proyectiles burdos. Vi los videos con la gente cayendo ante el impacto de la ola expansiva y me preocupé por todas las personas en el lugar de los hechos. Rogué porque alguien muy querida y cercana a mi familia estuviera bien. Deseé con todas mis fuerzas que estuviera en Dresden como se suponía que estuviera y no se le hubiera ocurrido asistir a la carrera, en caso de mantenerse en Massachusetts.

¿Cómo investigarlo sin alarmar? Llamé inmediatamente a quien podría decirme y tan  sutil como soy -¡ja!- le pregunté ¿dónde está Soraya, permanece en Boston? ¿Por qué? ¿Has visto Facebook en los últimos minutos? No, acabo de salir de clases. Hubo varias explosiones –la información todavía estaba confusa- y quise saber que se encontraba bien. Moisés me pide que le repita todo lo que acabo de decirle porque la zona por la que atraviesa en auto hace que la señal del teléfono sea intermitente. Al terminar, me confirma que Soraya está en Dresden.

En 2001 vi las repeticiones continuas de los impactos de los dos aviones en las torres gemelas de Nueva York, una ciudad cercana a Boston y supe más tarde de sus consecuencias en materia de inmigración para quienes viajaban desde cualquier parte del mundo. Creo que minimicé la gravedad de la situación en esta ocasión, a pesar de la pérdida de vidas y los numerosos heridos que causaron los artefactos, porque al ataque de las torres han sucedido matanzas de alumnos y profesores en diferentes escuelas de Estados Unidos y parecía que la reforma migratoria era inminente.

Los ataques a las torres fueron inmediatamente reivindicados por organizaciones terroristas y las matanzas de las escuelas han sido perpetradas por alumnos resentidos  por el bullying o por problemas familiares. Estas nuevas explosiones no han sido reclamadas por ningún nativo ni extranjero, aunque los primeros rastros hacen suponer que fueron hechas por americanos.

Debí saber que cualquier tema que no fuera concerniente a la seguridad nacional carecería de importancia para el gobierno de Estados Unidos y que tendría, como en 2001, resultados negativos para la inmigrantes, en particular sobre la propuesta de la reforma migratoria para los indocumentados. La mañana de este martes lo confirmó el senador republicano John McCain diciendo que la presentación de la propuesta de reforma agendada fue postergada debido a los hechos violentos en Boston. ¡Touchée, mamá!

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: