Tráiganlos a casa, el caso de los DREAM 8

Por dos años antes, por algunos meses o por sólo 72 horas, seis jóvenes inmigrantes, radicados en diferentes partes de Estados Unidos salieron de ese país sin conseguir lo que habían anhelado desde que sus padres o familiares los introdujeron de forma ilegal: obtener un status de residente (tarjeta verde) o naturalizarse por medio de una amnistía o a través de una reforma migratoria.
“Adriana salió tres meses antes de que el DACA –documento que permite a jóvenes trabajar y estudiar durante dos años desde que fue anunciado por el presidente Obama- fuera anunciado, porque estaba cansada de estar preocupada cada noche de que su mamá volviera a casa o terminara en una de las cárceles del Sheriff Arpaio. Luis Leon dejó Carolina del Norte en 2011 porque tenía prohibido asistir al sistema de colegios comunitarios del estado.
“Maria Peniche, de Revere, Massachussets, salió con su hermano pequeño y sus padres apenas tres días antes de que el DACA fuera anunciado. Salieron porque María tenía sueños de un día asistir a la universidad. Claudia Amaro fue vino a este país (EU) porque su padre fue asesinado en México, vivió en Kansas por más de 17 años antes de ser deportada con su hijo de 5 años quien es ciudadano norteamericano. Ceferino Santiago fue forzado a dejar a su familia en Lexington, Kentucky porque el necesitaba $21,000 dólares para una cirugía, su vida dependía de su salida y ahora, junto con el resto de los conocidos como DREAM 8, está listo para venir a cada y reunirse con su comunidad”.
Estos son los párrafos que relatan la lucha que ayer iniciaron los seis jóvenes mencionados que hubieran logrado –tal vez- reunir los requisitos para convertirse en DREAMERS si las circunstancias no los hubieran empujado a salir de Estados Unidos. A ellos se unieron dos chicas más, quienes voluntaria y conscientemente se autodeportaron en un acto de solidaridad para tratar de llamar la atención de la gente y para que el gobierno de Estados Unidos les permitiera a los ocho entrar a su territorio, reintegrarse a sus familias y realizar los trámites para acogerse a la protección del DREAM ACT.
En una acción concertada por varias organizaciones radicadas tanto en México como en Estados Unidos, el 22 de julio, los ocho indocumentados mexicanos intentaron cruzar la frontera entre ambos países en el punto de Nogales, Sonora hacia Nogales, Arizona. Desde muy temprana hora tanto los indocumentados como los partidarios de las organizaciones que los apoyaban estuvieron requiriendo a los agentes de la policía fronteriza, que los DREAMERS, pudieran regresar a casa porque contaban con ese derecho.
Estuve siguiendo la acción desde mi hogar en Guerrero, al momento en que sucedía gracias a USTREAM LIVE, hasta la una de la tarde en que la transmisión en directo fue cortada. Sin embargo, la tarde terminó con la unión al grupo de otra joven convirtiéndolo en un grupo de nueve, para culminar con 30 jóvenes solicitando volver a casa en una acción desesperada que requiere del apoyo de toda la gente a través de llamadas o de e-mails para que el gobierno de Estados Unidos les permita la entrada a lo que ellos conocen como su único hogar. No lo han logrado, así que su lucha continúa. El link es el siguiente http://action.dreamactivist.org/bringthemhome para encontrar más información sobre ellos.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: