Paisajes de fin de mundo

El trending topic de esta semana es el desplazamiento del vórtice polar causando temperaturas bajo cero insospechadas que están congelando lagos y ríos desde Chicago hasta la costa este de Estados Unidos. El mundo se está acabando es el nombre que asignó Mashable a una serie de diez fotos sobre lo que está sucediendo con estas inesperadas nevadas en Nueva York, Detroit y la Ciudad de los vientos por mencionar los mayores asentamientos humanos que están siendo golpeados por las bajas temperaturas.

Mire usted las fotos y le transportarán a los filmes apocalípticos de la última década donde en unas cuantas horas gran parte del territorio del país del norte queda sumergido en toneladas de nieve y de hielo. El fin del mundo ha llegado. No pretendo ser fatalista. Mi intención es remover nuestras conciencias. No tengo una fórmula. Hay tantas personas dictando conferencias sobre el medio ambiente y ganando miles de dólares con sólo pararse en un estrado. Otras hacen películas, otras escribimos al respecto, sin embargo pocos hacemos algo a nuestro alcance para evitar el deterioro de nuestro planeta.

¿Hacia dónde iremos ahora? Les aseguro que quienes se localizan en esas zonas congeladas están pensando muy seriamente en emigrar a las zonas cálidas de los países cercanos al Ecuador, las cuales mantienen un clima acogedor todo el año pero que fueron azotadas por los huracanes y que sufrieron inundaciones en el otoño pasado. ¡Exacto! Las estaciones se han movido en el calendario y han generado sequías en invierno, lluvias intensas en otoño. No hay lugar en el mundo en que se esté a salvo. Por supuesto, es más fácil sobrevivir a los desastres climáticos con dinero que sin él, dirán quienes viven con 2 dólares o menos al día.

Esta es la razón de que muchos nativos del tercer mundo, de las naciones en desarrollo –entiéndase América Latina, África y Asia- seguirán buscando vías hacia el primer mundo. No les importa si en el intento apuestan la vida. Las balsas intrépidas surcan mares cada día más difíciles, los desiertos son más calientes en las nuevas rutas y las vallas divisorias son más altas y con navajas especiales para atrapar a los migrantes. Prefiero morir en el intento es el lema de quien no tiene un medio de sustento para sí mismo y para su familia.

La desesperación es la marca de nuestros días entre quienes buscan sobrevivir en su país de origen y no pueden. Los países ricos no permiten crearse ilusiones. Algunos ya ni lo son, su riqueza se fue por la borda víctima del latrocinio y corrupción de sus políticos. Este 2014 inicia con una perspectiva funesta para los migrantes. No hay futuro. A menos que se esté entre los preseleccionados para habitar Marte. Veinticinco de ellos tendrán seguros –tal vez– los cinco a diez años que se puede sobrevivir en ese planeta.

Anuncios

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: