Gitanos en Francia

En la conferencia de prensa que dictó a los medios esta tarde del martes 14 de enero, el presidente de Francia François Hollande como parte de su presentación semestral al frente del gobierno, el político abordó toda clase de temas excepto el de su affaire con la actriz francesa Julie Gayet, respondiendo que su vida privada debe permanecer al margen de su vida pública.

A reserva de las tendencias de opinión que prevalecen en cada país –se sabe que Francia como casi todos los países latinos mantiene un criterio muy amplio respecto a los amoríos de sus políticos- lo importante en este asunto del triángulo Hollande-Trierweiler-Gayet es el hecho de que, en apariencia, el estudio que servía de nido de amor a la pareja infiel es propiedad de la mafia corsa, lo cual haría que el presidente estuviera vinculado indirectamente con los italianos.

Al seguir en directo la conferencia transmitida por El País, tuve la oportunidad de escuchar cómo algún periodista hizo una pregunta sobre la política del gobierno francés respecto a la comunidad gitana, a lo que Hollande respondió que la ley de inmigración será aplicada a toda persona perteneciente a este grupo. Desde 2003, el Parlamento Francés ha aprobado cinco leyes sobre inmigración, una más rigurosa que la otra. Tal vez la más importante sea la del año 2007 que prohíbe la inmigración de extranjeros mayores de 16 años con familiares en Francia, a menos que éstos puedan comprobar que ganan el salario mínimo y que los candidatos inmigrantes demuestren que hablan y comprenden el idioma francés y los valores de la nación gala.

Así, muchas deportaciones forzadas que separan a las familias se atribuyen al gobierno francés que ha usado de manera discrecional las leyes, aplicándolas en forma estricta a las etnias denominadas romaníes o gitanas. Los gitanos son una minoría étnica con características propias como su convivencia en comunas donde no siempre todos los miembros mantienen un ingreso fijo, sino que los que trabajan aportan para sostener al resto.

A este tipo de inmigrantes –aquellos que no cumplen con los requisitos de las leyes de inmigración- se les ha ofrecido, según el gobierno, un boleto de avión y 300 euros por adulto o 100 por cada niño para que regresen voluntariamente a sus países de origen, Rumania o Bulgaria, aunque muchos terminan reingresando a Francia poco tiempo después. Uno de los últimos casos se dio en octubre de 2013 cuando deportaron a Leonarda Dibrani, estudiante kosovar de 15 años. La detención de Leonarda fue muy notoria y levantó protestas porque se llevó a cabo durante una excursión escolar, cuando todos sus compañeros estaban a bordo del autobús que se dirigía a un sitio de interés. La policía intentó detener el camión a media ruta, a lo que el chofer se negó por órdenes de la profesora encargada. Sin embargo, la docente tuvo que ceder debido a una llamada del director y otra del jefe de la policía amenazándola con señalarla como cómplice. Leonarda fue abandonada en el estacionamiento de un centro comercial hasta donde llegó la policía a aprehenderla.

Parece que hay otros temas de mayor interés en la agenda de Francia que vigilar los amoríos de su muy serio presidente François Hollande quien, durante su campaña, dijo que sería un ejemplo de vida a seguir para todos los franceses. Oh là, là!

Publicado en http://www.angulo7.com y en Vértice edición impresa el 15 de enero de 2014.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: