¿Alivio migratorio?

El jueves 20 de noviembre a las ocho de la noche, el presidente de Estados Unidos Barack Obama dio a conocer un decreto que transformará el sistema migratorio de ese país. El objetivo principal del documento es brindar una oportunidad a los indocumentados que llegaron hace más de cinco años, que tienen hijos residentes permanentes o ciudadanos y que no tienen antecedentes penales para que regularicen su situación y puedan desenvolverse sin temor a ser deportados.

Casi inmediatamente apareció una de las voces más importantes de Estados Unidos, el premio Nobel norteamericano Paul Krugman –quien escribe en The New York Times- para compartir su punto de vista sobre el discurso de su presidente, aprobándolo desde un punto de vista puramente humanitario. El decreto es “un simple tema de decencia humana. Es por eso que apoyo en forma entusiasta la nueva iniciativa del Presidente Barack Obama”.

No es un simple hecho de decencia el que obliga al presidente Obama a brindar un camino a la regularización  -no a la ciudadanía- a los indocumentados, de los cuales la gran mayoría son latinos, entre los que sobresalen los de nacionalidad mexicana. No, la realidad es que el presidente se enfrenta por vez primera a una situación política totalmente adversa a su partido después de las elecciones medias que se llevaron a cabo a principios de noviembre.

El partido demócrata en el que milita perdió toda oportunidad en muchos estados que habían estado fluctuando desde el partido republicano hacia el demócrata y que hoy recuperaron su antigua afiliación republicana. Entre ellos están ocho o nueve estados sureños en donde los representantes del viejo gran partido o GOP arrasaron en todos los niveles –federal, estatal y municipal-.

Para el partido demócrata no habrá futuro sin el voto de esos millones de indocumentados, de sus familias y de sus amigos, a quienes había prometido una reforma migratoria cuando Barack Obama estuviera en la presidencia durante su primer mandato y, después en este segundo periodo. Hay mucho de decencia en cumplir las promesas de campaña, sobre todo cuando no quedan más opciones.

Anuncios

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: