Acción diferida para padres indocumentados en EU

Para quienes escuchamos el discurso del presidente Barack Obama el jueves 20 de noviembre, lo más importante de su acción ejecutiva fue lo concerniente a los inmigrantes indocumentados que son padres de ciudadanos o de residentes legales permanentes en Estados Unidos. Es decir, lo resaltable fue la Deferred Action for Parental Accountability (Acción Diferida para la Responsabilidad Paterna) o DAPA  que da título al presente.

Las medidas presidenciales para arreglar el fallido sistema inmigratorio norteamericano no se limitan a la creación del DAPA, sino que abarcan una extensión al actual Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) y algunas otras modificaciones a la ley. Sin embargo, el programa dirigido a diferir la deportación de las madres y los padres inmigrantes no autorizados (unauthorized) para evitar la separación de las familias es el que provoca mayor entusiasmo entre la comunidad hispana por su impacto estadístico.

El DAPA es una protección similar al DACA aprobado en julio de 2012 (artículos al respecto pueden ser consultados en julio y agosto de ese año en mi blog online en el link que aparece al final). El DACA -dirigido a los jóvenes indocumentados- sólo pudo ayudar en su momento a unos 500 mil que habían sido llevados a Estados Unidos antes de los 16 años, que estudiaran y/o trabajaran y tuvieran menos de 30 años. Este requisito así como el año (2007) de entrada al país han cambiado en la extensión dentro de la actual acción ejecutiva presidencial.

El DAPA es un programa TEMPORAL para individuos que reúnen los siguientes requisitos:

  1. Tener –al menos- una hija o un hijo ciudadano o residente legal permanente en Estados Unidos al 20 de noviembre de 2014.
  2. Haber residido continuamente en ese país desde antes del 1º de enero de 2010, es decir, poseer una residencia de por lo menos 5 años en la fecha de solicitud.
  3. Haber estado físicamente presentes en Estados Unidos el día del discurso de Obama y hasta la fecha en que las solicitudes sean recibidas, después de 180 días a partir del anuncio.
  4. No tener cargos criminales graves en ese país (aunque algunos cargos menores pueden ser considerados impedimento para calificar al programa).
  5. Estar dispuestos a pagar sus impuestos (lo que la mayoría de los indocumentados realiza, aunque sus detractores lo nieguen).
  6. No tener un estatus migratorio legal (estudiantes o trabajadores con visa, por ejemplo).
  7. Pagar $465 dólares por su solicitud prevista para mayo o junio de 2015, cuando el programa DAPA esté listo para recibirlas.

Se calcula que unos 4.5 millones de indocumentados podrán acogerse al nuevo programa DAPA, el cual tendrá una duración de 3 años en esta primera emisión y permitirá que las familias de inmigrantes no autorizados de cualquier nacionalidad tengan un verdadero “alivio” en cuanto a las deportaciones, aunque en apariencia no les concederá una vía para lograr la residencia permanente legal (Green Card) ni para la ciudadanía.

Anuncios

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: