ANGY PAOLA

ANGY PAOLA

Toda mi vida me dijeron que no valía nada. Me lo dijeron aún antes de nacer sólo porque mi mamá era una adolescente soltera. La gente en mi iglesia, mi familia y mis vecinos nos excluyeron, volteaban la vista a los lados, hacían comentarios en susurros y también directamente me decían que yo era un error. Ser indocumentada triplicaba esta situación y se volvió rutinaria. Yo era muy ilegal para escribir un buen ensayo, muy ilegal para ir a la universidad, muy ilegal para estar aquí, para trabajar, para obtener ayuda financiera, para prosperar. Muy extranjera. Muy estridente.

Herida por aquellos que amaba y por aquellos que supuestamente debían cuidarme, pasé la mayor parte de mi vida amurallada, nadando en miedo, lista para defenderme y luchar para probar a otras personas que estaban equivocadas. Luchar para probarles y probarme que las familias inmigrantes jóvenes con madres solteras pueden ser amadas y hermosas. Mi mamá emigró a Estados Unidos por mí, para darme una mejor educación y este es el sueño cumplido. Cuando estaba en el último año de preparatoria, un administrativo en la Universidad John Jay de la Ciudad de Nueva York (CUNY John Jay College) me dijo que estaba desperdiciando el tiempo tratando de ir a la escuela allí. Si no tenía el dinero para pagar las clases no  sería posible que me inscribiera. Parte de mí le creyó y se preguntó ¿por qué yo? ¿Quién era yo después de todo? Tenía 17 años y era indocumentada.

Cuando empecé a participar activamente y la Universidad John Jay me identificó, me dijeron que estas acciones nocivas deberían guardarse en secreto porque harían lucir mal a la universidad, en lugar de ayudarme. Sin darme cuenta este fue el primero de muchos momentos dolorosos que me empujaron a ponerme en acción. Organizarme en comunidad con el Consejo de Líderes Jóvenes del Estado de Nueva York (New York State Youth Leadership Council) cambió mi vida. Aprendí sobre mis derechos y deseché el miedo. Aprendí a expresarme, recibí becas e hice amistades que durarán toda la vida. Este espacio seguro me ayudó a escapar del racismo, de la violencia, de la agresividad pasiva y de la ignorancia de los demás, que sufrí mientras intentaba integrarme al sistema de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Ahí siempre hubo un maestro que me demeritaba, siempre fui molestada en clases, no pude contar con nadie para salir adelante.

Se suponía que sería de la generación 2013 y no pude graduarme. Sin embargo, esta licenciatura no añade valor o da validez a mis experiencias. No me hace más lista, ni hace a mi familia o a mí más valiosos o más respetados o más dignos de admiración. Ya lo éramos. Porque yo conozco el duro trabajo que ha costado esto. Las largas noches. Las lágrimas. El constante rechazo de oportunidades. La lucha. Los sueños y las esperanzas por ser la primera en mi familia inmediata en obtener un grado universitario. Porque yo sé cuan significativo es esto, aquí estoy en el Madison Square Garden graduándome de la misma universidad que me humilló. Me tomó más tiempo de lo que esperaba. Algunos de mis amigos ya están terminando su maestría pero esta es mi vida, es mi ritmo. Y merezco más que este grado porque estoy muy orgullosa de mi misma. Orgullosa de haber sobrevivido a una institución que no fue diseñada para mí, y orgullosa de la mujer en que me convertí.

Esto es para nosotras, mami. Te amo.

(La versión original en inglés de este texto fue publicada en el muro de Facebook de mi amiga Angy a principios de junio de este año. Traducción libre por @margaritabéldam, autorizada para ser publicada en esta columna por su autora Angy Paola Rivera).

Publicado en verticediario.com y su edición impresa el 23 de junio de 2016.

 

Anuncios

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

2 responses to “ANGY PAOLA”

  1. Juliana Henao says :

    Gracias Margarita por traducirlo. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: