Opinión post-electoral

OPINIÓN POST-ELECTORAL

Usted conoce ya a Santiago Rojas. Hace poco le presenté su historia de inmigrante mexicano en Estados Unidos en varias entregas. Ayer, miércoles 10, apareció en su muro esta publicación. Me pareció pertinente presentarla como una opinión muy válida de lo que está sucediendo en este momento con la comunidad latina, especialmente la mexicana, después del triunfo de Donald Trump frente a Hillary Clinton.

Debo recordarles que Santiago es ciudadano norteamericano, recién estrenado este año, y mantiene la ciudadanía mexicana, por lo que su percepción de ambos países es muy certera por sus vínculos con ambos países, en uno vive y trabaja y en el otro tiene a su familia y a su prometida. Es importante decir que él apoyó a Bernie Sanders para candidato presidencial  del partido demócrata y tuvo que plegarse a la decisión de la mayoría cuando Clinton resultó elegida. Hoy tiene que superar una nueva decepción política y lo expresa en el texto siguiente.

“Ganó Donald Trump, algo que parecía imposible, y por arte de magia apareció un muro fronterizo. ¡Ah, no! Ese muro lo hizo el demócrata Bill Clinton en 1994 en su ‘Operación Guardián’ con el objetivo de impedir la entrada de inmigrantes ilegales, procedentes de la frontera de México hacia territorio estadounidense.

No hay muro que detenga la esperanza de una vida mejor, aunque en el intento se nos vaya la vida. No hay muro que nos detenga cuando lo que nos mueve es el amor hacia nuestras familias; yo soy prueba de ello, escalé y brinqué ese muro en Nogales en octubre de 1995 y, como yo, miles de compatriotas en la Unión Americana.

El muro es el culpable de más de diez mil muertes desde el inicio de su operación, pues los inmigrantes de México y de Sudamérica han intentado cruzar por zonas más peligrosas, como el desierto de Arizona. Los inmigrantes somos los olvidados de ambas naciones, somos los apestados porque no nos quieren aquí, pero nos usan para hacer los trabajos que un anglosajón no quiere hacer, y allá nos obligan a abandonar a nuestros padres, abuelos, esposas e hijos para poder poner un pedazo de pan sobre la mesa y, como siempre, aunque no nos quieran, terminamos poniendo la cara para ambas naciones.

Aquél que me diga que los demócratas están a favor de los inmigrantes creo que está en un error. Barack Obama ha deportado a más mexicanos que cualquier otro presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, pero eso casi no se sabe porque los medios de comunicación suelen se pro-demócratas y callan.

Conozco a muchos hispanos que votaron por Donald Trump, quienes al recibir la ciudadanía estadounidense se olvidaron por completo de su origen, y ahora con su voto le están cerrando la puerta a los recién llegados. Cuando se está indocumentado, no lo está uno por gusto, lo único que uno pide es una oportunidad para arreglar el estatus migratorio. Hoy el panorama luce gris para muchos y duele verlo. Me preguntan algunos compañeros que votaron por Trump por qué me preocupo tanto, si a mí no me afecta, si soy portador de un pasaporte norteamericano y les respondo que probablemente no lo vean ahora, pero más tarde aprenderán la lección.

Como prueba les expongo el caso de un mesero de padres mexicanos que era pro-Trump y que siempre se ha referido de forma denigrante hacia los mexicanos. Fue a dejar un servicio al cuarto de una familia anglosajona también pro-Trump y le dijeron que por su apariencia seguro era mexicano y  que tal vez no tenía papeles; contactaron al gerente del hotel y pidieron que nunca más les mandaran a ese ‘muchacho’. No les importó que también apoyara a Trump. Es aterrador ver la ignorancia y el racismo escondido y que baste una persona a la que se tachaba por loco para despertar a ese gigante dormido que pintó de rojo, el color del partido republicano, a la Unión Americana.”

Como en los artículos anteriores, traté de mantener intactas las palabras de Santiago. En este caso, sólo edité las partes que se refieren a México y a sus malos gobernantes que, aunque compartidas por la opinión pública, desviaban la atención del tema que nos ocupa: la percepción post-electoral en Estados Unidos por parte de un inmigrante mexicano.

Publicado en verticediario.com y su edición impresa el 11 de noviembre de 2106.

Anuncios

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: