Todos los hombres de Trump

Todos los hombres de Trump.
Margarita Bello Damián.

Desde el martes 21, dos de los principales asistentes del presidente de Estados Unidos Donald Trump están en el ojo del huracán por la comisión de delitos graves. Michael Cohen exabogado del POTUS ha declarado su culpabilidad sobre los pagos con fondos de campaña que hizo a dos mujeres y Paul Manafort, su antiguo jefe de campaña acusado de 18 cargos, ha sido encontrado culpable de ocho entre los que se encuentran fraude y evasión de impuestos, a los que hay que agregar el ocultamiento de trabajos a favor de Rusia.

Acorde a su costumbre de dirigir a su nación a través de Twitter, la mañana del miércoles 22 el presidente abordó el tema sobre ambos colaboradores, dado que lo involucran en cargos criminales por los cuales podría ser indiciado y destituido o viceversa, destituido de su cargo e indiciado. Contrario a sus exabruptos viscerales al dirigirse a sus conciudadanos sobre lo que no le gusta, los cuatro únicos tuits que atañen a estos temas están escritos en un tono moderado que denota despreocupación sobre una posible destitución.

Acerca de la declaración voluntaria de culpabilidad de parte de Cohen, quien lo involucra directamente al decir que Trump le ordenó durante la campaña pagar a dos mujeres para comprar su silencio sobre sus relaciones extramaritales, un tuit expresa en dos líneas con tono burlón “Si alguien busca un buen abogado, les sugiero que no contraten a Michael Cohen”. Otro tuit por demás optimista explica que los cargos por los gastos de campaña de los que se acusa a su ex abogado no son un delito grave y que Obama logró un acuerdo fácil cuando fue acusado de lo mismo. Nada de qué preocuparse. En una entrevista posterior con CBSNews.com Trump negó en forma contundente conocer respecto a estos pagos sino hasta que Cohen comenzó a ser investigado al respecto.

Por su parte el exjefe de campaña recibió un tuit de conmiseración y de apoyo: “Estoy muy mal por Paul Manafort y su maravillosa familia… porque el poder judicial da hasta 12 años por (evasión de) impuestos, pero a diferencia de Cohen el hombre ha resistido sin inventar una historia para conseguir un trato. ¡Mucho respeto por un hombre tan valiente!”. Aunque Manafort no ha vinculado en forma directa al POTUS, una de las investigaciones que lleva a cabo el fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia de Rusia en las elecciones donde derrotó a Hillary Clinton, lo involucra en automático. Si su jefe de campaña ha sido encontrado culpable, Trump no podrá seguir negando el trabajo ruso a su favor y alegar como hasta ahora que es una cacería de brujas. (Witch hunt)

En ambos casos (y los de otros dos asistentes indirectos) lo interesante es si el presidente será llamado ante la justicia para que declare o si él mismo será procesado (impeachment). Los medios de comunicación están regodeándose en esta posibilidad, sin embargo, en las últimas horas de la tarde del miércoles –cuando escribía esta columna-, las entrevistas a senadores republicanos y demócratas coincidían en que no es un buen momento para hacerlo. Parece que las esperanzas de que Trump se convierta en el segundo presidente que dimita por violar la ley en un escándalo estilo Watergate, en casi 250 años de historia de Estados Unidos, no se verán realizadas en esta ocasión. Ojalá que los problemas legales del presidente se reflejen en las elecciones intermedias de noviembre próximo y, sobre todo, eviten su reelección.

Anuncios

About Margarita Bello Damián

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: