KAVANAUGH, RATIFICACIÓN BAJO PROTESTA

Kavanaugh, ratificación bajo protesta.

Margarita Bello Damián

La lucha en la arena política entre los dos partidos mayoritarios en Estados Unidos, el demócrata y el republicano, se trasladó al ramo judicial esta semana. El ministro en retiro Anthony Kennedy, conservador con efluvios liberales, podría ser sustituido por la propuesta del presidente Donald J. Trump, Brett Kavanaugh de 53 años y juez de la corte de apelaciones del distrito de Columbia, quien sostiene una línea más conservadora en asuntos capitales. La Suprema Corte de Justicia había mantenido una inclinación liberal en casos como Roe v. Wade a partir del cual se legalizó el aborto y en la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo gracias a Kennedy, pero los conservadores se impondrían si el nominado Kavanaugh logra ser confirmado por la Cámara de Senadores.

Acorde con The Daily, el podcast del The New York Times conducido por Marco Barbaro, la conformación y tendencia conservadoras de la Corte Suprema han sido el objetivo de todos y cada uno de los gobiernos republicanos en los últimos treinta años. Esta administración y este año son decisivos para lograr su meta. Estarían revirtiendo décadas de luchas a favor de los derechos de las mujeres y de las minorías, impidiendo avances en temas de igualdad e imponiendo su visión retrógrada desde las más altas esferas del poder norteamericano. Las tres ramas de gobierno estarían controladas por los republicanos.

Las audiencias de ratificación a su hombre en la Suprema Corte hallan a Donald J. Trump en medio de un campo de batalla con varios frentes. Más de 300 medios nacionales protestaron en su contra hace unas semanas, la circulación del libro de su antigua asistente Omarosa Manigault donde demuestra con grabaciones sus arrebatos racistas y denigrantes, las declaraciones de su exabogado Michael Cohen implicándolo en un delito federal, la publicación este miércoles de una editorial anónima de un colaborador de alto nivel que lo llama amoral y un próximo libro titulado Miedo de Bob Woodward, con entrevistas a sus asistentes en donde lo tildan de loco y peligroso, muestran a un presidente que no se encuentra en su mejor fase como jefe del ejecutivo y a quien incluso se debería destituir para indiciarlo.

Es así que la lucha por el control de la Suprema Corte dio paso a una audiencia de confirmación inusual trasmitida en vivo la mañana del martes 4. El juez Brett Kavanaugh resistió en silencio durante horas el intenso debate que se realizó frente a él por parte de los integrantes del Senado, cuando cada uno hizo uso de la palabra para externar su opinión sobre su persona. En tanto los demócratas expresaron sus dudas acerca de su capacidad, credibilidad y honorabilidad, los republicanos formaron barricadas en su defensa. Al ser una audiencia pública, los gritos en contra de Kavanaugh fueron una regla a lo largo de la mañana. Casi siempre era una mujer activista quien interrumpía con acusaciones o demandas ininteligibles a través de la televisión, pero claras por la sonoridad de las voces y por su intención de boicotear la ratificación del nominado como Ministro de la Suprema Corte de Justicia.

La audiencia del miércoles 5 inició con un panorama similar de protestas sostenidas por mujeres blancas de mediana edad, quienes interrumpían la audiencia de ratificación, mientras los senadores interrogaban en turnos de 30 minutos al nominado. Después de dos días de un bombardeo intenso al juez Kavanaugh por parte de los demócratas, haciéndolo titubear, sonrojarse y poniéndolo en jaque en diferentes ocasiones al grado de que el presidente del comité, republicano él mismo, tuvo que intervenir para defenderlo como se hace con un niño pequeño. Eran las seis de la tarde del miércoles y las audiencias concluyeron sin que el juez Kavanaugh haya sido ratificado como el noveno integrante de la Suprema Corte Justicia de Estados Unidos (SCOTUS), sin embargo, creo que lo más importante de audiencias tan largas y polémicas como éstas es la demostración de que los Estados Unidos siguen tratando de mantener su espíritu democrático al ventilar en un debate público la enconada lucha entre los integrantes del Senado para confirmar a un futuro ministro de justicia de la nación.

Anuncios

About Margarita Bello Damián

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: