¿Unión familiar?

Un gran fracaso entre los europeos y los norteamericanos es vivir en casa de sus padres cuando han cumplido la mayoría de edad. Entre los latinos, mantenerse en el seno familiar después de los dieciocho años, aún después de que se han casado y han tenido hijos es una situación generalizada, deseada por los progenitores y procurada por los vástagos. Una casa mexicana promedio incluye a los abuelos, los padres, los hijos, los nietos, los bisnietos y generaciones sucedáneas con sus respectivos cónyuges.

Es por eso que la crisis, los trabajos mal remunerados, el desempleo y el empleo informal no se puede medir en México de la misma manera que en los países desarrollados. El diario español El País estuvo presentando hace algunas semanas entrevistas a jóvenes de diferentes nacionalidades como ingleses, franceses, italianos y españoles y la forma en que han tenido que modificar sus vidas debido a los altos costos de las rentas.

Contrario a los movimientos en los países pobres o en desarrollo donde las migraciones internas se dan del campo a la ciudad en busca de fuentes de trabajo mejor remuneradas, en la actualidad en las naciones ricas o desarrolladas las mudanzas se están dando en sentido inverso, los europeos vuelven al campo o se asientan por vez primera en él porque buscan la tranquilidad y, sobre todo, la disminución de sus gastos.

En el caso de una pareja francesa con dos hijos, su forma de ir lidiando con sus menguantes salarios, la subida de los precios de los insumos así como el aumento de los impuestos, ha sido mudarse de la capital de Francia, París, hacia la provincia donde han encontrado una mejor calidad de vida. Un arquitecto italiano quien desde su egreso de la universidad fue alcanzando todas las metas que se proponía empezando por independizarse de sus padres, tuvo que regresar desolado a la casa paterna porque su trabajo comenzó a escasear, hasta que finalmente desapareció. En su caso, el retorno al terruño que lo vio nacer fue para bien porque se ha consolidado entre sus vecinos como un arquitecto con ideas nuevas.

Por supuesto, se deben considerar las migraciones externas o internacionales, en las cuales Brasil se ha convertido en el quinto país receptor para cien mil españoles inmigrantes, después de Argentina, Francia, Venezuela y Alemania. Los muy capacitados españoles, con varias licenciaturas, maestrías o doctorados tienen que ir hacia los países con posibilidades de trabajo, sobre todo aquellos como Brasil en donde unas 200 empresas españolas han encontrado el lugar perfecto para prosperar.

En México la situación laboral es muy similar, pero no la familiar. Se están graduando jóvenes en diferentes niveles, sólo para encontrarse con falta de empleo o con trabajos que les ofrecen remuneraciones magras que les impiden independizarse de la casa familiar. Este parámetro social –vivir con los padres o ser mantenido por ellos a los treintaytantos- que ha representado un estigma de fracaso en la vida de los habitantes de los países desarrollados; en nuestros países es presentado en forma muy romántica como “unión familiar” y disfraza la incapacidad del ente estatal para brindar los satisfactores básicos a sus ciudadanos.

Anuncios

Etiquetas: ,

About margaritabéldam

Maestra en Ciencia Política y aprendiz de escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: